Cáceres en impecable maniobra envolvente abate en batalla de Marcavalle y Pucará a más de 200 invasores

Los sorprendió en plena fuga luego de cinco meses de depredaciones y asesinatos de cientos de campesinos en las provincias del Valle del Mantaro

Por :  VÍCTOR ALVARADO

En junio de 1882, luego de un año y dos meses de febril actividad contados desde el 15 de abril de 1881 en que logró abandonar su refugio de la residencia de los padres jesuitas de la Iglesia San Pedro y enrumbar a la sierra central, el general Andrés Avelino Cáceres ya ha constituido el Ejército del Centro y sembrado de guerrillas a lo largo y ancho del Valle del Mantaro. En toda la región la insurrección es general, se combate abiertamente a los invasores y estos encabezados por el coronel chileno Estanislao del Canto, han iniciado una apresurada fuga para evitar ser destruidos. La segunda expedición invasora, en operaciones desde el primero de febrero de 1882, estaba terminando derrotada al igual que la primera que encabezó en 1881 el coronel chileno Ambrosio Letellier, con la diferencia de que esta solo enfrentó embates de columnas guerrilleras, y la de Del Canto, en plena fuga, se encontraba al alcance de un nuevo Ejército, compuesto de 1.300 soldados y 3,000 guerrilleros, organizados en tres columnas, aunque con muchas limitaciones en armamento, pero con un elevado espíritu de combate y dominio táctico y estratégico del terreno. Cáceres consideró llegado el momento de sorprender a la fuerza vapuleada inicialmente compuesta por 3,000 soldados chilenos que desde febrero ocupaban la región central, rodearla por todos los flancos y hacerle sentir un escarnecedor castigo en represalia por la racha de crímenes masivos y depredaciones cometidas contra un sinnúmero de pueblos indefensos del Valle del Mantaro. La estrategia diseñada por el genio militar de Cáceres consideraba encajonar a la expedición invasora mediante un doble movimiento de rodeo, cortándole la retirada a la costa y golpearla por partes, en razón a que se hallaba diseminada en un largo tramo del Valle del Mantaro por donde proyectaba escabullirse hacia la capital.

El cumplimiento de este plan lo llevó a organizar su ejército en tres columnas. La primera, conformada por el Batallón Pucará No. 4, las columnas guerrilleras de Comas, Libres de Ayacucho y Andamarca, fracciones del Batallón América, al mando del coronel Juan Gastó, debía marchar por el sector derecho de las alturas del Mantaro, ingresar al pueblo de Comas y caer sobre Concepción y aplastar aquí a la avanzada de invasores que se encontraban en espera de la columna de Del Canto para proseguir la marcha a Lima. La segunda, compuesta por un batallón de regulares y un destacamento guerrillero, al mando del coronel Manuel Máximo Tafur, debía avanzar hacia el oeste, pasar por Chongos y Chupaca y caer sobre La Oroya, atacar a la guarnición chilena y destruir el puente de este lugar para impedir la salida de los invasores del Valle del Mantaro. La tercera, conformada por los batallones Zepita, Tarapacá, Junín e Izcuichaca, y por los destacamentos de guerrilleros de Acoria, Colcabamba, Huando, Acostambo, Pillichaca, Huiaribamba, Pampas, Pazos y Tongos, al mando del propio Cáceres, debía ocupar las alturas de Tayacaja, ganar luego las de Marcavalle y caer sobre las tropas de la 4ta. Compañía del Batallón Santiago del 5to. de Línea, que tenían como jefe al capitán Diógenes de la Torre y estaban acampadas en este lugar. La contraofensiva del Ejército del Centro era de conocimiento del Ejército de Ocupación, cuyo jefe Patricio Lynch, desde la capital, había ordenado a Del Canto a retornar cuanto antes para evitar el descalabro total de sus fuerzas.

El Ejército del Centro llegó en la tarde del ocho de julio de 1882 a las alturas del cerro Curacán que dominan Marcavalle, donde los patriotas pernoctaron, luego de haberse desplazado por los pueblos de Pazos, Ascotambo, Acoria, entre otros. El 09 de julio, a las cinco de la mañana, aun en la penumbra, los soldados se sirvieron un frugal rancho y ocuparon sus puestos de combate en medio de un severo silencio. Apenas clareó, Cáceres dispuso el inicio de las acciones con un ataque simultáneo de los infantes de la compañía del Batallón Tarapacá que se trabaron en combate y anularon a las avanzadas chilenas; y de la pequeña artillería compuesta por cuatro cañones que desde el Curacán sembró el desconcierto y cobró las primeras víctimas entre los sorprendidos invasores que a esa hora aún se desperezaban. En vista del inminente avasallamiento de que iban a ser objeto, el capitán chileno De la Torre ordenó la retirada a la localidad de Pucará, a cinco kilómetros de distancia, donde acampaba otro grueso de sus fuerzas. Los invasores enfrentaban en ese momento el ingreso por las alturas de la izquierda de contingentes de la II División peruana conformada por los guerrilleros de Acoria, Colcabamba, Huando, Acostambo, Pillichaca y tres piezas de artillería; y por la derecha por la escolta de Cáceres, los batallones Zepita e Izcuchaca y los guerrilleros de Pazos y Tongos, y frontalmente, se sumaban al Tarapacá, la primera columna de Pampas y los guerrilleros de Huaribamba. Los fugitivos, seguidos por las tropas del Ejército del Centro, llegaron a Pucará en pos de auxilio, donde el contingente local, formado por la 2da. y 3ra. Compañías del 5to. de Línea, al mando del capitán Pedro Pablo Toledo, trató inicialmente de presentar batalla. Pero, fueron disuadidos por la fulminante arremetida peruana, alimentada por la incorporación en esta localidad de las fuerzas del comandante Gálvez, comandante general de las guerrillas y jefe de la columna Voluntarios de Izcuchaca, así como de los destacamentos guerrilleros de Domingo Cabrera, Seguras y otros jefes, que les cayeron por la espalda, empujándolos hacia las tropas peruanas que venían de Marcavalle.

Los invasores, en masa, abandonaron Pucará en desbandada dejando armas, municiones y la caja del batallón, y se dirigieron a Zapallanga, donde luego de una rápida evaluación deciden fugar a Huancayo, donde se hallaba la sede del regimiento invasor Chacabuco, cuyo jefe, Estanislao del Campo, al ser informado de la ofensiva contra el batallón Santiago, salió con el grueso de sus tropas a recibirlos en el caserío de La Punta, una legua al sur de Huancayo, con lo cual los salvó de ser rematados por el Ejército del Centro. Cáceres en sus memorias recuerda la dimensión de la victoria peruana en Marcavalle y Pucará: “Las pérdidas sufridas por el enemigo fueron de consideración. Entre muertos y heridos pasaron de 200. Dejaron en nuestro poder unos 200 fusiles y sus municiones, la caja del cuerpo, una bandera, caballos, vestuario y otros despojos de guerra”. Siguiendo una tradición peruana, nunca practicada por los invasores, Cáceres ordenó enterrar a los enemigos caídos en el campo de batalla y al constatar que entre ellos se encontraban un jefe y cinco oficiales, dispuso darles sepultura especial y rendirles los honores correspondientes. Del Canto tenía planeado ese día 09 viajar a Concepción, pero por el temor de sufrir un ataque nocturno de Cáceres, suspendió su repliegue general hasta el día siguiente. Una avanzada del regimiento Chacabuco que había salido con rumbo a Concepción, donde se encontraba estacionada la 4ta. Compañía del 6to. de Línea, al mando del capitán chileno Ignacio Carrera Pinto, decidió pernoctar, por el mismo temor, en San Jerónimo, a cinco kilómetros de su meta. Si no se hubiera detenido, habría llegado a Concepción a las cuatro o cinco de la tarde, en momentos que el ataque del coronel Juan Gastó y los destacamentos guerrilleros a la 4ta. Compañía chilena recién comenzaba. Haberse quedado en San Jerónimo facilitó que las fuerzas peruanas exterminaran a la totalidad de 77 invasores acantonados en Concepción.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Historia, Internacional, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s