Muere Velasco a dos años del golpe de Morales y Pinochet se atornilla en el poder e inicia un armamentismo indetenible


Muchedumbre humana, en medio de inenarrables muestras de dolor, se apoderó de su ataúd y lo condujo a pie hasta su última morada en “El Ángel”

La encarnizada persecución lanzada por el gobierno de Francisco Morales Bermúdez contra el grupo de militares insurrectos de “La Orga” que jefaturaba el mayor EP José Fernández Salvatecci y tuvo como saldo el asesinato del mayor EP A. Loayza, por su participación en el comando que trató vanamente de ejecutar a Morales mientras éste se desplazaba hacia Chorrillos, consiguió finalmente anular cualquier brote de resistencia al nuevo gobierno en los cuarteles de los institutos armados. El ganador de esta batalla, dirimida internamente a favor de Francisco Morales Bermúdez, fue Augusto Pinochet. A partir de este momento, el dictador chileno profundizó la represión sangrienta contra el pueblo chileno, con la finalidad de “erradicar de raíz el cáncer marxista”, como solía subrayarlo el general FACh Gustavo Leigh Guzmán, integrante de la junta militar, quien posteriormente recibiera de su propia medicina, al ser objeto de un atentado atribuido a Pinochet para acallar sus críticas de disidente. Libre de cualquier amenaza externa, Pinochet inició una frenética carrera armamentista usando las ingentes ganancias de la explotación del cobre, que Allende estatizó luego de nacionalizar a la empresa minera norteamericana Anaconda. Lo que para Allende debía ser “el sueldo del pueblo chileno”, Pinochet lo convirtió en la “caja fuerte” de un armamentismo orientado a amenazar e invadir a sus vecinos Argentina , Bolivia y Perú.

En el Perú, a diferencia de lo que hizo Pinochet con el cobre, los gobiernos que sucedieron a Velasco privatizaron la minería cuprífera nacionalizada por Velasco, constituida por la Cerro de Pasco Corp. e integrada por nueve yacimientos y el complejo metalúrico de La Oroya. Y lo que es más grave, desarmaron a las Fuerzas Armadas al negarles presupuesto para el mantenimiento de sus armas y renovación de sus equipos, en represalia por haber hecho la revolución velasquista. Velasco, al momento del golpe de Morales Bermúdez, convalecía en silla de ruedas por las secuelas de la operación de un aneurisma aórtico abdominal realizada el 22 de febrero de 1973 y la amputación de su pierna derecha, a la que fue sometido el 11 de marzo, debido a una gangrena originada por la interrupción de la circulación sanguínea, a su vez causado por un nuevo aneurisma en este miembro.

La traición de los generales, en particular de Francisco Morales Bermúdez, que lo había acompañado desde el comienzo del proceso revolucionario y a quien había designado como su “delfín”, deterioró hondamente su salud y experimentó recaída tras recaída. Escalada de golpismo Hasta antes del episodio del golpe de Morales, Velasco enfrentó una escalada de acciones violentas orquestadas por el APRA y la ultraizquierda, donde aparecían en primera fila los partidos comunistas Patria Roja, Bandera Roja y Por el Sendero Luminoso de José Carlos Mariátegui, que sería conocido después como Sendero Luminoso de Abimael Guzmán. Estos grupos terminarían por coludirse para impulsar el paro policial del 05 de febrero de 1975 con propósitos golpistas que dejó a la capital en manos de vándalos liderados por conocidos dirigentes de la juventud aprista. Los establecimientos comerciales del Cercado de Lima fueron saqueados. El Ejército se vio obligado a reprimirlos con un saldo de 78 vándalos muertos.

El restablecimiento del orden impidió la desestabilización del Gobierno, pero ya su suerte estaba echada. Posteriormente hubo un segundo plan golpista. El 25 de junio, la flota de la Marina zarpó del Callao en señal de levantamiento contra el gobierno de Velasco, bajo la jefatura del almirante José Carbajal Pareja, secundado por los almirantes Anderson, Raúl Sánchez, Bergelund, Ramírez, Nicolini, Egúsquiza, entre otros. “Juan Sin Miedo” no cedió un centímetro a sus demandas y regresaron cabizbajos a sus bases. Como dice el refrán: “En la tercera va la vencida”. Morales Bermúdez tendría finalmente éxito en la tercera intentona de la madrugada del 29 de agosto de 1975, en Tacna. En la última entrevista periodística que concedió en vida, Velasco lamentó no haber completado las transformaciones. “Nos falto hacer las reformas de la salud, vivienda y crédito. Queríamos que el Estado sea dueño de la banca para poner el crédito al servicio del pueblo. Prestarle al zapatero, gasfitero, al campesino. No había plata en el campo, a esta pobre gente le compraban las cosechas por cinco años por un crédito”, dijo. Sus reformas sociales, en particular la agraria, fueron objeto de permanente satanización, presentándola como un fracaso y sobre todo inviable. El propio exdirector general de Reforma Agraria, Benjamín Samanez Concha, a quien nunca Morales le dio tribuna para defenderla, refirió respecto al supuesto fracaso de la cooperativización de las antiguas haciendas azucareras que en cuestión de productiva batieron todos los récords en 1975, cuando se llegó a producir 900.000 toneladas, nunca antes registrado. “Las cooperativas mantenían las escuelas, las postas de salud, las viviendas, pero Morales las estranguló al fijar el precio del azúcar a un sol menos de lo que costaba en el mercado internacional, lógicamente las cooperativas empezaron a perder dinero y vino la quiebra”, explicó Samanez. En la madrugada del 24 de diciembre de 1977, a menos de dos años del golpe lanzado por Morales, Velasco expiró. Una muchedumbre humana, en medio de inenarrables muestras de dolor, en una gesta nunca antes registrada en la historia del Perú, se apoderó de su ataúd y lo condujo a pie hasta su última morada en el cementerio El Angel de Lima. (Mañana: Belaunde compra Mirage para defendernos de vecino conflictivo y García los revende).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Historia, Internacional, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s