HISTORIA DE UNA CONFLICTIVA VECINDAD CON CHILE (X PARTE Y FINAL)

 
El gobierno del presidente Humala ha iniciado la repotenciación de las FF AA para devolverles su capacidad disuasiva

El derrocamiento y muerte del expresidente Juan Velasco Alvarado robusteció al régimen sangriento de Augusto Pinochet Ugarte y dio lugar a que pusiera en marcha una carrera armamentista de adquisición de mortíferas armas y equipos de guerra, ejecutada por las cúpulas político-militares, la que solo en el lapso de 1996-2006 ascendió a US$ 17.677 millones y del 2006 al 2010 totalizó US$ 28.917 millones, es decir una suma cercana a los 50 mil millones de dólares.

Las cifras serían mucho mayores porque no incluyen las que hizo el régimen de Pinochet durante su gestión (1973-1990), sobre las cuales los analistas no se han puesto de acuerdo, pero que sobrepasarían los 10 mil millones de dólares. En oposición a este cuadro, en el Perú, verdadero objetivo de la carrera armamentista lanzada por Augusto Pinochet y luego por los gobiernos seudosocialistas de la Concertación Nacional, las adquisiciones no llegaron en gobiernos anteriores ni al 20% de las compras chilenas. Esta situación recién ha comenzado a revertirse con el nuevo gobierno de Ollanta Humala. La carrera armamentista en Chile fue impulsada por el propio Pinochet mediante la promulgación de la Ley Reservada del Cobre, que dispone que el 10% de los ingresos de la minería del cobre sean destinados a la adquisición de armamento y su objetivo, cumplido a la fecha, es tener una capacidad cinco veces superior a las de las fuerzas armadas de sus vecinos: Perú, Bolivia y Argentina. Para que se tenga una idea de la magnitud de este aporte, solo en el 2011 fueron destinados US$ 1.502 millones de dólares, los que sumados a los 4.000 millones de dólares disponibles y no utilizados en los años anteriores, la cúpula político-militar chilena dispone en el 2012 de US$ 5.500 millones para nuevas adquisiciones, ya anunciadas a fines del 2011 y consisten, entre otras, en un lote de aviones no tripulados, los famosos Drones que EE.UU. utiliza para vigilar a Irán y que serán usados exclusivamente para la vigilancia de la frontera peruano-chilena y la renovación de su capacidad anfibia. 

Poderío a la vista

En años anteriores, compraron un total de 46 cazabombarderos F-16, 200 tanques Leopardo IV y 2 A4, ocho fragatas misileras, 104 misiles antibuque, 360 misiles antiaéreos de corto alcance y 80 misiles de alcance medio, de las clases Harpoon, Sea Starrow y Standard, considerados los más avanzados en misilística. Hay que añadir la compra de dos submarinos Scorpene, valorizados en US$ 500 millones cada uno. Las naves están dotadas de misiles Exocet, valorizados cada uno en 3 millones de dólares y otros del tipo “crucero”. Una de las naves quedó inutilizada al ser lanzado de nariz contra la costa por el tsunami de 1910 que azotó la base naval de Talcahuano. Según analistas internacionales especializados, si el conflictivo vecino lanzara una agresión militar, en el caso de que el fallo de La Haya no le favoreciera, el Perú estaría en una desventaja de 5 a 1 para enfrentarla. 

Rearme del Perú

En oposición a este alarmante cuadro, el Perú ha iniciado con el gobierno de Ollanta Humala un sinceramiento de la política de seguridad externa al anunciar la repotenciación definitiva de los MIG-29, que en los próximos días se reincorporan a la FAP, dotados de parque misilístico para convertirse en el escudo aéreo del Perú, así como próximas adquisiciones de armamento a países como Brasil y Venezuela, orientadas a recuperar “los estándares históricos en capacidad disuasiva militar”. Es más, frente a las amenazas potenciales del conflictivo vecino, el ministro de Defensa, Alberto Otárola, confirmó que el Perú ya tiene el misil “Paulet”, de fabricación enteramente peruana, capaz de poner fuera de combate a blancos localizados a 100 kilómetros de distancia y apuntado hacia arriba puede impactar en blancos localizados a 300 kms. de distancia. También, el Perú se encuentra a punto de culminar el proceso para la fabricación de 24 aviones similares al “Tucano” brasileño, en el marco de un convenio con Corea del Sur.

El propio ministro de Defensa, Alberto Otárola, ha expresado al respecto que “de cara al bicentenario de la Independencia Nacional (2021) aspiramos a tener fuerzas armadas modernas, eficientes, eficaces, interoperativas y de accionar conjunto, anticipando, por ejemplo, que de los 21 batallones de ingeniería militar, serán repotenciados por lo menos 10 al corto plazo para que cumplan su tarea de participar activamente en el desarrollo del país”. Al respecto, el presidente Humala ha adelantado en anteriores intervenciones que las adquisiciones se harán sin la intervención de intermediarios, con lo cual se dejará sin efecto una perniciosa y negativa política de los gobiernos del pasado. Es decir, el Ministerio de Defensa promoverá acuerdos de gobierno a gobierno. Entre los acuerdos suscritos con Brasil, indicó Otárola, mencionó la alianza estratégica en materia de industria militar que incluirá intercambio de tecnología y capacitación, así como el ingreso del SIMA-Perú al mercado de Brasil para ofertar construcciones de embarcaciones fluviales y la capacitación de oficiales peruanos en cooperación binacional en materia aeroespacial y de ingeniería naval.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Historia, Internacional, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s