Belaunde Terry compró 26 Mirage 2000 para defendernos de vecino conflictivo y García los revendió en oscura operación

VÍCTOR ALVARADO
FBT quiso potenciar capacidad disuasiva de FAP, luego de vivir experiencias de “Falso Paquisha” y la participación peruana en la Guerra de las Malvinas

Desde 1970 en que el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, jefaturado por el general EP Juan Velasco Alvarado, potenció la capacidad disuasiva de la Fuerza Aérea Peruana (FAP) con la adquisición de 38 aviones cazabombarderos MiG y Sukhoi, tuvieron que pasar 12 años para que el segundo gobierno constitucional de Fernando Belaunde Terry, electo luego de que Francisco Morales Bermúdez resolvió retornar el poder a los civiles, procediera en el año 1982 a fortalecer aún más el poder de esta arma mediante la adquisición de 26 modernos aviones “Mirage 2000”.

La iniciativa no era casual ni demagógica ni menos un gasto inútil, porque FBT un año antes de este segundo gobierno suyo, más precisamente a fines de enero de 1981 vivió la experiencia del Falso Paquisha, en la que tropas ecuatorianas invadieron territorio amazónico peruano, y el Perú se vio obligado a desalojarlos mediante el valeroso concurso de los comandos del Ejército y de bombardeos de la FAP, y esto a criterio de Belaunde podría repetirse en mayor escala, y no se equivocó, porque años después habría otra invasión mayor en la misma zona de frontera. En aquella ocasión, los invasores establecieron varios puestos militares en la Cordillera del Cóndor y ocuparon tres PV (Puesto de Vigilancia peruanos), que habían sido abandonado por el Ejército en 1978. Astutamente, bautizaron al puesto invasor de avanzada como Paquisha, que era el mismo nombre de un puesto que tenía al otro de la frontera, en territorio ecuatoriano. Pero no contaban con que serían descubiertos el 22 de enero de 1981 por el mayor EP Rubén Polanco Pacheco que piloteaba un helicóptero desartillado de la Aviación del Ejército y realizaba una misión de abastecimiento. Belaunde,visionariamente, preveía que en el futuro podría producirse una concertación entre las fuerzas chilenas y ecuatorianas para atacar al Perú con fines anexionistas de nuestro territorio. Y no estaba equivocado, porque los servicios de inteligencia habían detectado la intensificación de carreras armamentistas en los dos países, de manera particular en Chile, donde el dictador Augusto Pinochet, robustecido con el derrocamiento de Velasco, afinaba planes para atacar al Perú. A este hecho, hubo que añadir la ocurrencia de la Guerra de las Malvinas, iniciada el 2 de abril del año 1982, en el que el Perú, en una gesta de solidaridad latinoamericanista apoyó con el concurso de 10 Mirage, de una dotación comprada por el gobierno de Velasco, mientras que la cúpula político-militar chilena extendió su apoyo a los invasores ingleses.

SE HACE LA COMPRA

La compra dispuesta por FBT consistió en 26 aviones Mirage 2000, sin armamento, valorizados en 300 millones de dólares, fue concretada en el Convenio Júpiter I, suscrito el 11 de octubre de 1982, por el cual las empresas Dassault, SNECMA y Thomson se comprometían a fabricarlos por el valor de 4,564 millones de francos franceses. Pero, luego, debido a una serie de variables económicas, los fabricantes urgieron un reajuste, lo que dio lugar al nuevo convenio Júpiter II y al aumento del precio a 4,960 millones de francos suizos. El mandatario no llegaría a ver los 26 aviones “Mirage” porque sus entregas serían hechas en el primer año de mandato del siguiente gobernante y este resultó ser nada menos que Alan García Pérez, electo e instalado en el cargo el 28 de julio de 1985. Belaunde jamás imaginó que la compra sería virtualmente saboteada por su sucesor, porque García apenas juramentó el cargo anunció que se trataba de una compra excesiva que su gobierno en una demostración de vocación pacifista iba a devolver 14 del total de 26 “Mirage 2000”, en común acuerdo con los fabricantes. De los dichos pasó a los hechos que los concretó en nuevo Convenio Júpiter III, por el cual el Perú terminaba adquiriendo solo 12 “Mirage” y un simulador al precio de 32 millones 833 mil dólares cada uno, un precio superior al consignado en los anteriores convenios. García no contaba con que pronto se sabría que estaba en conversaciones con el marroquí Abdel Rahman El Assir, famoso traficante internacional de armas, al que conoció en junio de 1985, antes de ser presidente, por intermedio del expresidente venezolano Carlos Andrés Pérez. Más aún, había hecho dos viajes con él e incluso lo invitó a la transmisión del mando presidencial. Más aún, en un viaje a El Cairo, cuando ya era presidente, hizo desviar intempestivamente la ruta para hacer una escala en Luxor, mientras viajaba acompañado de Allan Wagner y el fallecido Héctor Delgado Parker, para sostener un encuentro con El Assir, quedando los restantes en la nave. Más adelante, un general de la FAP contó que García le solicitó que diera toda la información a El Assir. La versión más extendida es que en esta aparente operación de aprovechamiento ilícito, el Perú perdió 25 millones de dólares por cada avión devuelto.

La investigación más completa sobre esta turbia operación la hizo el ex senador, ya fallecido, Carlos Malpica Silva Santisteban y publicado en su libro “Pájaros de alto vuelo”, en la que reproduce un testimonio del ex diputado aprista Carlos Roca, en el que este cuenta haber sido testigo de una conversación entre Carlos Andres Pérez y García, en la que el primero le dijo al segundo: “No cometas el error del viejo Haya que llegó a viejo y tuvo que humillarse pidiendo dinero, que no te pase lo mismo”. García le habría preguntado: “¿Y de cuánto se trata?” Su interlocutor le respondió: “Por lo menos 10 millones de dólares”. (Mañana: “Pinochet aprovecha las ventajas del derrocamiento y muerte de Velasco, y se arma hasta los dientes para agredir a sus vecinos”).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Historia, Internacional, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Belaunde Terry compró 26 Mirage 2000 para defendernos de vecino conflictivo y García los revendió en oscura operación

  1. andres dijo:

    Yo recuerdo bien la época en que llegaron los Mirage 2000. El contrato inicial era de 26 aviones más un simulador y armamento. El tarado de Garcia lo que si hizo fue renegociar el contrato reduciendo la cantidad de Mirage de los 26 a 12. Al Perú llegaron solo 12 aviones. Nio más. Es cuestión de solo ir a la biblioteca y buscar los periódicos de la época.. La reducción se hizo por pura demagogia de Garcia porque salió con el discurso que el pueblo no necesitaba aviones de guerra sino salued, educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s