COMANDOS DEL EJÉRCITO EN LA ZONA DE COMBATE: OPERACIÓN DE ASALTO Y ANIQUILAMIENTO DEL BOLSÓN NARCOTERRORISTA DEL HUALLAGA

Operaciones tendrán lugar en un radio de 51,253 km2, entre los 190 y 3,080 msnm, en las regiones San Martín, Huánuco y Ucayali

LEONIDAS CANCHANYA JOAQUÍN

TARAPOTO.- Un contingente militar de 600 comandos del Ejército, en el que una buena proporción son mujeres combatientes, se encuentra listo para iniciar la operación de asalto y aniquilamiento del bolsón narcoterrorista que tiene como cabecilla al escurridizo Eleuterio Flores Hala, conocido con el alias de “Artemio” y que aún opera en las selvas del Alto Huallaga.

Los comandos pertenecen a las 16 bases contraterroristas del Ejército del Frente Huallaga y han sido preparados en rigurosas técnicas de defensa, ataque y sobrevivencia, bajo la supervisión directa del propio Jefe de la Tercera Brigada del Comando de Operaciones Especiales del Ejército, general de brigada EP Juan Arturo Quintana Briceño, conocido por su nombre de combate “Halcón”. La rigurosa instrucción de los combatientes es impartida por el instructor y jefe de Estado Mayor del Frente Huallaga y brazo derecho de “Halcón”, el coronel EP Juan Sánchez Polo, conocido con el nombre de combate “Chano” o como el “oficial siete vidas”, por haber sobrevivido a graves “heridas de guerra”.

“Siete vidas”

En 1996, en una emboscada de narcoterrorista registrada en Huachocolpa (Huancavelica), “Chano” fue objeto de varios balazos en el tórax que lo obligaron a delicadas intervenciones quirúrgicas que incluyeron la colocación de prótesis de titanio para reemplazar sus destruidos omóplato y esternón. En una emboscada anterior, cuando era capitán, sobrevivió al estallido de una mina mientras dirigía una patrulla por senderos del VRAE, en la que perdió la vida el valeroso sargento 2do. Alexander Salas Tuanama, de la Compañía de Comandos 115 del Alto Huallaga. Los combatientes son instruidos en el conocimiento de las difíciles condiciones del terreno por el que deberán internarse para apresar vivo o muerto al escurridizo “Artemio” y su raleado estado mayor que lo acompaña en las profundidades de la selva del Huallaga. La moral de los soldados, conforme está estimulada por el ejemplo de los 220 comandos héroes que han ofrendado sus vidas hasta la fecha, en la lucha contra el narcoterrorismo en el Huallaga, y cuyos nombres se encuentran inmortalizados en varias placas metálicas que se exhiben en el patio de armas de la Fuerzas de Operaciones Especiales de Tarapoto. Los ambientes boscosos por donde realizarán sus acciones de combate oscilan entre los 190 y 3,080 metros de altura sobre el nivel del mar, en un radio de 51,253 km2 de extensión localizados en espacios territoriales de las regiones San Martín, Huánuco y una parte de Ucayali.

Escenarios

Los campamentos de donde lanzarán sus acciones contra las huestes de “Artemio” están ubicados a más de 200 kilómetros de la base matriz de Tarapoto, en las localidades de Aucayacu, Madre Mía, Cachicoto, Monzón, Llata, Nuevo San Martín y todos han sido instruidos en severos climas de 40 grados bajo la sombra y de temperaturas mayores expuestos al sol tropical. La operación militar ad portas ha sido denominada “Carachupa”, en alusión a un movedizo armadillo que se caracteriza por la sorpresa de sus incursiones en busca de sus presas, mientras que los combatientes han asumido el apelativo de “Ratas de la Selva”. “Halcón”, personalmente, ha juramentado a los comandos, luego de egresar de sus preparaciones, con un texto usado por el epónimo Héroe de Arica, Francisco Bolognesi:

Mujeres comandos

Entre los comandos hay un selecto grupo de combatientes mujeres adiestradas de igual a igual que sus pares varones. Sus participaciones han hecho recordar a las heroínas que participaron en el conflicto con Ecuador de 1941, como: Carmen Rosa Panduro Ramírez, enfermera de la Sanidad Militar, quien junto a su esposo el Sargento II EP Juan Peñaherrera Valera, participaron en el contingente que tomó por asalto la guarnición ecuatoriana Roca Fuerte. Rosa Panduro, cuando empuñó las armas, tenía cuatro meses de embarazo, y optó por renunciar al mandil de enfermera y vestirse con el uniforme de un soldado peruano fallecido en combate, poniéndose al lado de su esposo para tomar ese pedazo de territorio ecuatoriano e incorporarlo al suelo patrio. Otra mujer héroe precursora es Balbina Dora Soto Correa, quien con el grado de soldado peleó en la zona de río Nieva del Alto Marañón, y murió en combate al tomar por asalto un nido de ametralladora y cañones de largo alcance del invasor ecuatoriano, no sin antes abatir a decenas de invasores. Entre las combatientes, destacan por su condición de instructoras, la SO-EP Azucena Lázaro Flores, conocida como la “Huaracina” y la experta en artes marciales y boxeadora María Rocha, conocida como la “Kina Malpartida”, por su parecido físico con la campeona peruana. También la especialista en comunicaciones de apellido Poyén, conocida como “Lamparilla”; y la suboficial Pizango, especialista en arma blanca, bautizada como la “Yacumama”, cuyas edades oscilan entre los 19 y 20 años.

Adiestramiento

La rutina de adiestramiento comienza a partir de las cuatro de la mañana con acciones tácticas, en las cuáles los comandos realizan pruebas de defensa personal, tiro de alta precisión, manejo de armas blancas, ballestas, resistencia e inmersión en el río y otros. Un capítulo especial es la instrucción de emboscadas a cargo del suboficial “Chullichaqui”(diablo de monte que tiene el poder de transformarse en persona o animal de caza), en el que los combatientes son instruidos para prevenirlas y responder adecuadamente, en particular ante un francotirador. Los combatientes reciben adiestramiento en conocimiento de planos militares, tácticas de guerra no convencional y técnicas de sobrevivencia, entre las que cabe destacar el “chapaneo”, que consiste en internarse en el monte cazar animales para alimentarse. Esta preparación incluye conocimientos para sobrevivir aislados en la selva, como curarse mediante el empleo de plantas medicinales y usar en reemplazo del agua el líquido elemento de los arbustos “agua de soga”, “canoahuasca” y “pucahuasca” que tienen el mismo sabor del agua de coco y es un gran tonificante para sus consumidores. La dieta alimenticia que deben improvisar en la jungla está basada en el consumo del “pan de árbol”, “chonta”, “suri” (gusanos), “siquisapas” (hormiga tostada), entre otros, considerados alimentos claves para mantener activo a un numeroso ejército, sin necesidad de consumir alimentos enlatados, ni sal ni azúcar. Igualmente, en caso de heridas u enfermedades súbitas, los comandos están instruidos para utilizar la farmacopea de la selva como: el “ajosacha”, “amasisa”, “capinuri” y otros cuyos efectos antibactericida son superiores a cualquier antibiótico e incluso la penicilina. Y en el caso de heridas necróticas, están capacitados para emplear “jabonhuascas” como poderoso desinfectante que reemplaza al yodo y otros germicidas.

Guerra no convencional

Pero no solo la sobrevivencia en ambientes naturales, sino también combatir usando los recursos naturales, como lo hicieron en 1742 las huestes de José Santos Atahualpa, quien puso en retirada a los conquistadores españoles en el Gran Pajonal Oventeni. El comando instructor “Shapshico” (demonio del monte que se burla de la gente haciendo desaparecer sus cosas), dijo que los combatientes en caso de estar sin municiones, están preparados para utilizar flechas arponeadas recubiertas con curare (poderoso veneno paralizante) y bombas de “Huingo” (especie de bolsa que en su interior llevan enjambre de hormigas carnívoras venenosas). El instructor “Tunche” precisó que también los combatientes están preparados para capturar serpientes venenosas como: cascabel, jergón, loromachacuy, shushupe y otros para ser arrojadas al cuerpo de sus potenciales atacantes, así como las estacas de chonta, pona y yarina sembradas en pozas. Lógicamente, también están preparados para combatir, en caso de quedarse sin municiones, valiéndose solo del arma blanca, como el cuchillo o el machete, que serían sus únicas armas de sobrevivencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Historia, Internacional, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s