Los combates en Guayaquil de 1828 (Gran victoria de la Marina de Guerra del Perú)

Jorge Martín Guise

Por Ernesto Linares Mascaro

Muy pocos recuerdan que hace 183 años Perú libró su primera guerra internacional y que está fue declarada por Simón Bolívar. Fue en esta guerra donde por primera vez sobresalió la Marina de Guerra del Perú, en donde servían marinos de diversas nacionalidades: británicos, chilenos y franceses. En aquella guerra participaron, muy jóvenes, marinos peruanos que después destacarían en la historia nacional: José Boterín, Juan José Panizo, Francisco Forcelledo y Manuel Villar.


El 9 de septiembre de 1828, el gobierno peruano decretó el bloqueo de la costa colombiana, desde Tumbes, excluido este puerto, hasta Panamá (1). El decreto lo recibió en el Callao el Comandante General de Marina, contralmirante José Pascual de Vivero, a las 5 p.m. del 11 de septiembre, pero no lo publicó inmediato porque estaba el general Antonio José de Sucre en la fragata Porcia, que estaba al ancla y en tránsito a Guayaquil, haciéndolo recién en la mañana del 12 (2). El 18 de septiembre a las 9 ¼ de la noche, zarpó del Callao la fragata “Presidente” con la insignia del vicealmirante Jorge Martín Guise, Comandante General de la escuadra peruana, y en donde se embarcó el Presidente José de La Mar. La fragata “Presidente” arriba a Paita el 25 de septiembre y el Presidente La Mar emprende viaje a Piura el 27. El 30 de septiembre parten de Paita los únicos buques de guerra del Perú, la fragata “Presidente” y la corbeta “Libertad”, esta última al mando del teniente 1º José Boterín, para iniciar el bloqueo de la costa colombiana. En la isla Puná, los peruanos que en El Naranjal se encuentra una partida colombiana salida de Guayaquil en dirección a Cuenca. A las 11 a.m. del 1º de octubre, salen 4 botes al mando del teniente 1º Roberto Miklejohn, con 4 alféreces y 30 hombres. A las 10 p.m. la tropa peruana desembarca y a las 2 a.m. cae de sorpresa sobre la partida colombiana, apresando 2 capitanes, un subalterno, 2 soldados y al Gobernador. En mérito a esta acción, Guise asciende a teniente 2º a Francisco Forcelledo, que había salido herido (3). Otra expedición al mando del teniente 2º Manuel Sauri incauta algunos fusiles en las cercanías de Machala y captura al 2º ayudante del Estado Mayor, Manuel Becerra, y a 2 soldados (4).

Como los buques peruanos estaban en Puná, pudo arribar a Guayaquil el general Braun con 240 hombres del escuadrón “Húsares”(5). La fragata peruana “Presidente” hacía guardia a la corbeta colombiana “Pichincha”, que había debía regresar con el batallón “Girardot” de Panamá. La “Presidente” estuvo en Punta Arena el 11 de octubre, en El Muerto el 23, en Salango el 28 y después en manta, donde desembarca una partida que, tras corta escaramuza, toma el puerto (6). El 23 de octubre, Guise le plantea al Presidente La Mar que para una operación combinada contra Guayaquil necesita 60 soldados veteranos y 80 marineros. El Presidente La Mar ordena se los envíen y autoriza una operación contra Guayaquil (7).

En la noche del 10 al 11 de octubre se sublevó la tripulación de la corbeta colombiana “Pichincha”, que estaba fondeada en Taboga. Este buque se presentó en Paita donde se entregó al gobierno peruano (8).

Enterado Guise de la sublevación de la “Pichincha”, el 16 de noviembre la “Presidente” ancla frente a Punta Arena, reuniéndose con la corbeta “Libertad” y se presenta un bote de la goleta colombiana “Guayaquileña” con 3 hombres que se unen a la escuadra peruana. También llega la goleta “Peruviana”. Guise trata de estrechar relaciones con los ciudadanos de Guayaquil, al cual recibe cada vez que desea pasarse a las filas peruanas, al mismo tiempo que remite al Presidente comunicaciones de autoridades del pueblo (párroco, alcalde, juez, etc.) o de civiles mostrando su adhesión a la causa peruana (9).

El vicealmirante Guise prepara a la escuadra peruana para una ataque a Guayaquil. Contaba con la fragata “Presidente” de 52 cañones: 2 carronadas de a 32 libras, 26 cañones de a 24 lb, 14 cañones de a 12 lb y 2 cañones de a 4 lb (10); la corbeta “Libertad”, de 24 cañones de a 12 lb (11), y una escuadra de fuerzas sutiles de 5 lanchas cañoneras al mando del teniente 2º San Julián: dos pequeñas goletas, la Esmeralda con un cañón de a 12 lb y una de la fragata “Presidente” con un cañón de a 12 lb y otro de a 6 lb, y tres botes con un pedrero de a 4 lb cada uno (12).

Las defensas de Guayaquil estaban preparadas para impedir el paso de los buques peruanos. Frente a Cruces había una cadena, sobre una balsa-explanada, hecha firme sobre Santay y asegurada por el otro lado por un cabestrante, una batería en el Castillo de Cruces de 6 cañones (13) y apoyados por los buques anclados: la goleta “Guayaquileña” con 16 cañones de a 9 lb, una goleta con un cañón giratorio de a 18lb, 4 lanchas cañoneras con cañones de a 24 lb cada una y el bergantín “Adela” con 18 cañones de a 12 lb (14), además apoyados por una batería en Texería de 4 cañones (15). La guarnición era el batallón “Caracas”, el recién llegado batallón “Cauca” y el escuadrón “Dragones” (16). Los buques estaban al mando del capitán de navío Tomás Charles Wright y toda la fuerza de Guayaquil estaba al mando del general Juan Illingworth, marino británico al servicio de Bolívar que era el Comandante General de Guayaquil.

Al vicealmirante Guise le comunican que ha habido dos sublevaciones en Guayaquil, una civil y otra del batallón “Caracas”, que ha habido varios fusilamientos y otros han sido aplazados para el 22 de noviembre. Guise decide atacar sin esperar el refuerzo de tropas de desembarco porque pensaba que podría contar con el apoyo de los cómplices de los prisioneros en Guayaquil (17). Una de las lanchas de avanzada, captura el 21 a cuatro embarcaciones, siendo apresados los oficiales colombianos Robles y Brow. En esa fecha, el coronel Daniel F. O’Leary le escribe a Bolívar que por el bloqueo ya no llegan los buques paiteños y que son escasos la harina y el azúcar (18).

Con la marea alta, el 22 de noviembre a las 10 a.m., la escuadra peruana navega hacia Guayaquil, con las lanchas cañoneras a vanguardia para arriar la cadena y la “Presidente” y la “Libertad” para atacar a las baterías y buques. Frente al Castillo de las Cruces, la goleta “Peruviana” y las lanchas cañoneras se despliegan en línea, a todo lo ancho del río, la “Presidente” cubre la marcha y la “Libertad” forma la retaguardia (19). A las 5 p.m., la goleta “Guayaquileña” abre los fuegos.

La fragata “Presidente” intercambia disparos con la batería de Las Cruces; el parte oficial de José Boterín, dice que ellos olvidan izar su bandera (20). Las lanchas logran atracarse a las balsas que sostienen la cadena para arriarla y una de estas, al mando del teniente 2º Juan José Panizo, logra arriar la cadena (21). Entonces la fragata “Presidente” embiste la cadena y esta cede, larga su ancla y dispara a tierra por estribor y contra las naves a babor (22); la “Libertad”, a popa de la “Presidente”, también dispara contra el Castillo Las Cruces.

Tras dos horas de combate, el batallón “Caracas” abandona la batería Las Cruces (23). A las 6 p.m. desembarca la guarnición de la goleta “Peruviana”, al mando del teniente 2º Manuel Villar, toma el Castillo y para la noche ya tiene todos los cañones clavados (acción en la cual se coloca un clavo en el fogón para evitar que hagan fuego) e incendiaron el Castillo y explota la pólvora, destruyendo ese punto de defensa colombiana.

Los buques peruanos empezaron esa noche a disparar metralla (proyectiles que al estallar lanzan balines en todas direcciones) contra la población (24).

Una lancha cañonera peruana es arrastrada al interior del río y tiene que batirse contra las fuerzas de la orilla. Se reúne con la escuadra peruana a las 8 p.m., pero su comandante alférez Pérez murió en la lucha.

Para el 23 de noviembre, el bergantín “Adela” está acoderado en la orilla de la Ciudad Vieja; sobre el muelle, delante de la Aduana, hay una batería de 4 cañones; una batería de 3 cañones a media altura del cerro La Pólvora, dentro de una casa, y otra batería de 2 cañones en una planchada a flor de agua sobre el norte de la Ciudad Vieja (25), además de dos goletas más. A las 7 a.m. se reabre el combate entre las naves colombianas y peruanas.

A las 10 a.m. la “Presidente” logra semihundir la “Adela” (26). A las 2 p.m., la goleta colombiana con el cañón giratorio y 2 lanchas cañoneras se pegan al barranco de la Ciudad Vieja al norte de la Aduana, mientras la goleta “Guayaquileña” y 2 lanchas cañoneras se sitúan sobre en una línea paralela a la peruana, cuya derecha se apoya en la batería de la planchada y cuya izquierda se prolonga al estero de Santay; reabriéndose el combate. A las 3 p.m. la escuadra peruana se dirige adentro, las fuerzas sutiles a estribor de la “Presidente” y la “Libertad”, mientras estas navegan por el canal, recibiendo fuego de las embarcaciones y las 3 baterías. La “Presidente” fondea entre el muelle y el primer puente de Ciudad Vieja y la “Libertad” a proa de esta (27).

A las 4 p.m., las fuerzas peruanas abren fuego sobre la Aduana (28). Poco después de las 5 p.m queda desmontada la batería de la Aduana, destrozadas la goletilla y las lanchas pegadas al barranco, las que arrían su pabellón, y varadas la “Guayaquileña” y una de las lanchas que habían intentado retirarse por el canal del Daule. Los colombianos vuelan la “Adela”. Alas 7 p.m. sólo hacen fuego los batallones colombianos en los edificios del malecón.

A las 10 p.m., desatraca la lancha de la fragata “Presidente”, al mando del teniente 1º Roberto Miklejohn con tropa para llevarse una de las lanchas colombianas varadas (29), pero son rechazas por el batallón “Caracas” (30). En el combate queda gravemente herido el teniente Miklejohn, con una herida de cañón y dos de fusil.

La fragata “Presidente” empieza a salir de la ría y dirigirse a Las Cruces a las 11 p.m, pero a las 2 a.m., debido a la marea baja, queda varada. Los colombianos montan un cañón de a 24 libras en la Aguardientería, por la aleta de la “Presidente” de tal manera que esta no puede responder los fuegos. Al amanecer del 24 de noviembre, los colombianos abren fuego sobre la “Presidente” durante 5 horas y el resto de la escuadra peruana en Las Cruces no puede ayudarla porque la marea les impide remontar el río. El penúltimo tiro del cañón colombiano cae sobre el pecho del vicealmirante Guise, dejándolo sin vida (31), a las 11:30 a.m. (32). El secretario de la escuadra, teniente coronel Francisco del Valle Riestra, le otorga el mando de la escuadra al teniente 1º José Boterín, comandante de la corbeta “Libertad”, que se traslada a la “Presidente”. Sobre este hecho, el coronel O’Leary escribió a Bolívar: “Parece que la Providencia nos favorece, porque sólo un milagro nos ha podido salvar. Ahora ha vuelto a repetirse el milagro: Guise, el eterno enemigo de V.E. y de Colombia, murió de un balazo el día 24 del corriente por la mañana. Este oficial es una pérdida grande para el Perú; era valiente y atrevido y excelente marino” (33). Sobre Guise, el historiador naval Elías escribió “… ningún monumento público recuerda sus hazañas, las batallas que ganó, las veces que salvó la causa de la libertad…” (34).

En los combates del 22 al 24 de noviembre murieron el vicealmirante Guise, el alférez Pérez y 11 marineros y soldados (35). Los muertos colombianos confesados son 5, entre soldados y paisanos (36). Entre el 22 y 23, la fragata “Presidente” disparó 2.570 tiros de cañón y 6.000 de fusil; la corbeta “Libertad”, 530 y 2.300 respectivamente; la goleta “Peruviana”, 56 y 80, y las fuerzas sutiles, 75 y 300. La “Presidente” recibió 89 tiros de cañón y la “Libertad”, 23 (37).

La población de Guayaquil estaba a favor de Perú, y en su informe, el teniente coronel Valle Riestra dice que si Guise “hubiera podido recibir a bordo todas las personas que lo intentaban, estoy seguro tendríamos en ella hoy todas las familias de Guayaquil; pues en estos tres días andaban por la costa clamando porque se les mandara los botes para embarcarse; pero nuestra posición de ataque no lo permitía” (38).

Es de esta manera que termina los combates de Guayaquil y que fue un triunfo peruano porque se destruyeron las defensas colombianas de tierra, de tal manera que los buques peruanos se dedicaron a estrechar el bloqueo para rendir a la guarnición, generalmente estacionados frente a Cruces, rendición que se produjo el 20 de enero de 1829.

Notas
(1) Archivo digital del Congreso del Perú. Supremo Decreto del 9 de septiembre de 1828.
(2) Archivo Histórico de Marina. (Corbeta Libertad, caja L1, sobre L3) Oficio del Comandante General de Marina al Ministro de Guerra y Marina.
(3) Fernando Romero Pintado, 1995, Guise y la aurora de la Armada Republicana, pp. 210 – 211.
(4) Romero, Op. Cit., p. 212.
(5) Daniel O’Leary, 1952, Memorias de O’Leary, T. III, pp. 407 – 411. Carta de O’Leary a Bolívar del 20 de octubre de 1828.
(6) Romero, Op. Cit., p. 212.
(7) Félix Denegri Luna, 1976, Historia Marítima del Perú, T. VI, p. 216.
(8) Mariano Sánchez Bravo, 2004, Historia Marítima del Ecuador, T. XI, p. 151.
(9) Romero, Op. Cit., p. 213.
(10) Julio J. Elías Murguía, 1964, Notas a la Historia de la Marina de Guerra del Perú por el capitán de fragata Manuel I. Vegas, p. 85, EN: “Revista de Marina”.
(11) Elías, Op. Cit., p. 82.
(12) Romero, Op. Cit., p. 215.
(13) Romero, Op. Cit., p. 211.
(14) Romero, Op. Cit., p. 217.
(15) Romero, Op. Cit., p. 211.
(16) Colección de Documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú Simón Bolívar, para servir a la Historia de la Independencia Suraméricana, pp. 142 – 144. Parte oficial del Comandante General de Guayaquil al General en Jefe del Ejército del 24 de noviembre de 1828.
(17) Romero, Op. Cit., p. 216.
(18) Daniel O’Leary, 1952, Memorias de O’Leary, T. III, pp. 423 – 424. Carta de O’Leary a Bolívar del 21 de noviembre de 1828.
(19) Romero, Op. Cit., p. 217.
(20) Ibídem.
(21) Archivo Histórico de Marina. Expediente personal de Juan José Panizo.
(22) Romero, Op. Cit., p. 218.
(23) Daniel O’Leary, 1952, Memorias de O’Leary, T. III, pp. 424 – 425. Carta de O’Leary a Bolívar del 22 de noviembre de 1828.
(24) Colección de Documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú Simón Bolívar, para servir a la Historia de la Independencia Suraméricana, pp. 140 – 141. Parte oficial del Secretario General al Ministro de la Guerra del 17 de enero de 1829.
(25) Romero, Op. Cit., p. 219.
(26) Ibídem.
(27) Romero, Op. Cit., p. 220.
(28) Colección de Documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú Simón Bolívar, para servir a la Historia de la Independencia Suraméricana, pp. 142 – 144. Parte oficial del Comandante General de Guayaquil al General en Jefe del Ejército del 24 de noviembre de 1828.
(29) Romero, Op. Cit., p. 221.
(30) Colección de Documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú Simón Bolívar, para servir a la Historia de la Independencia Suraméricana, pp. 142 – 144. Parte oficial del Comandante General de Guayaquil al General en Jefe del Ejército del 24 de noviembre de 1828.
(31) Romero, Op. Cit., p. 223.
(32) Elías, Op. Cit., p. 87.
(33) Daniel O’Leary, 1952, Memorias de O’Leary, T. III, pp. 425– 427 Carta de O’Leary a Bolívar del 28de noviembre de 1828.
(34) Elías, Op. Cit., p. 87.
(35) Romero, Op. Cit., p. 223.
(36) Colección de Documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú Simón Bolívar, para servir a la Historia de la Independencia Suraméricana, pp. 142 – 144. Parte oficial del Comandante General de Guayaquil al General en Jefe del Ejército del 24 de noviembre de 1828.
(37) Ibídem.
Romero, Op. Cit., p. 224.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ejército del Perú, Historia, Historia del Perú, Internacional, Latinoamerica, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los combates en Guayaquil de 1828 (Gran victoria de la Marina de Guerra del Perú)

  1. Alejandrina tu, viva el ¡PERU! dijo:

    Esta frase de don Adolfo Hitler es lapidaria para los malditos y asquerosos chilenos y reeinvindica a los treinta milones de PERUANOS de recuperar todo lo que tienen secuestrado del PERU los malditos chilenos desde hace 131 años.

    ” A los verdaderos soldados no se les reconoce por sus victorias, sino después de sus derrotas ”

    Los estupidos chilenos que no tienen personalidad han imitado siempre lo que ellos creen que fue victorioso, se han copiado el uniforme de Alemania, y Alemania perdio las dos guerras mundiales, se sienten apoyados por los ingleses y estos ingleses son enemigos de toda la vida de los Alemanes o sea que los chilenos se sienten protegidos por los ingleses y copian al ejercito Aleman que es enemigo de inglaterra.
    ¿que tal?

    PERUANO
    No compres ni consumas productos chilenos
    Solo compra productos que el código der barras
    Empiece por el numero 775
    PERUANO, has patria, mata un chileno ¡ya! (Degollalo)
    Alejandrina tu, viva el ¡PERU!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s