Los orígenes del Ejército en el mundo andino

Durante mucho tiempo se pensó que la vida urbana y la civilización aparecieron en el mundo andino hacia los 1500 años a.C., sin embargo, hoy la investigación arqueológica ubica este origen entre los 3500 y 2500 años. El reciente descubrimiento, en el complejo arqueológico Sechín Bajo,  de una plaza circular, hundida unos dos metros bajo el nivel del suelo, construida con piedras y adobes rectangulares y con una antigüedad de 3500 años a. C., al igual que la Ciudad Sagrada de Caral, que tiene una antigüedad entre 2,627 y 2,100 años a. C. confirmarían este hecho y las convertiría en los centros urbanos más antiguos de América.

Ciudad Sagrada de Caral

Caral, cuyos estudios arqueológicos se iniciaron en 1996, habría sido construida por una sociedad con una organización política muy cercana al Estado y que edificó asentamientos urbanos a lo largo del valle de Supe. Según los estudiosos las estructuras arquitectónicas fueron erigidas siguiendo un ordenamiento espacial, en torno a grandes plazas o a espacios abiertos. En el centro de uno de éstos se yergue un gran bloque de piedra parada o «huanca», de 2.15 m. de alto por 80 cm. de ancho, antecedente del emblemático Lanzón de Chavín de Huantar. Sin embargo, no encontramos aún en estas sociedades vestigios arqueológicos de la existencia de una fuerza especializada para la guerra, ni de armas fabricadas con ese fin.

Las primeras evidencias de la existencia de guerra datan de 1000 a 1200 años a C., con la aparición de del siglo V a. C. siendo la fortificación de Puerto Morín, Chavín de Huántar (departamento de Ancash), mil quinientos años antes de Cristo, cuando apareció el primer Estado teocrático, con divinidades y un ejército como expresión de su poder. Pero conforme evoluciona la sociedad, aparecen las fortalezas tipo “castillos”. Un ejemplo de ello lo constituye el complejo arqueológico de Sechín, donde encontramos piedras labradas con escenas de guerreros triunfantes ofrendando la victoria a sus dioses. Esto evidencia que la guerra tenía un profundo sentido religioso.

En estas piedras ha quedado grabado para la posteridad la imagen de lo que bien podemos llamar el testimonio militar más antiguo. Se trata de un soldado empuñando mazas y porras de piedra, armas contundentes y características de la guerra andina. Los guerreros de aquella época llevaban cascos cónicos con adornos y haces de pelo y protegían sus vientres con placas de metal de las que colgaba un hacha ceremonial.

Paracas y Nazca, dos tradiciones milenarias, continuaron en nuestra costa sur con  la tarea civilizadora de los Chavín. Los primeros, célebres por sus trepanaciones craneanas, bien pueden ser considerados como el más remoto antecedente de la medicina militar, pues estas operaciones las realizaban para reparar las fracturas y hemorragias que se producían en los enfrentamientos bélicos. Los segundos utilizaron armas arrojadizas de un acabado superior, dardos con puntas de obsidiana que se impulsaban con una estólica, arma que revolucionó la guerra por su precisión en los combates a distancia.

Hacia el siglo III a. C. el reino Moche asentó su dominio en la costa norte (valles de La Libertad y Lambayeque). Los moches continuaron con el carácter teocrático – militar de sus antecesores. Sin embargo, organizaron un ejército profesional dedicado exclusivamente a la guerra y a la expansión, con jerarquías y grados militares. Combinaron el combate cuerpo a cuerpo con el combate a distancia, es decir, las armas contundentes con las arrojadizas. Utilizaron estólicas y tumis; no obstante su arma favorita fue la porra. Se protegían con escudos, cascos y orejeras de metal.

Asimismo, fueron los moche los primeros en utilizar la guerra sicológica. Pintaban sus rostros con fiereza, usaban los sonidos aterradores de gritos guerreros, de pututos o caracoles marinos y de sonajas a las que llamaban chalchalchas. Así, pudieron prolongar su dominio por novecientos años. El Señor de Sipán constituye una magnifica manifestación de este poderío.
Más de mil años de historia y civilizaciones como Chavín y Moche, dieron paso a distintos Estados.

Los viejos valles andinos y costeños cobijaron a nuevos pobladores y fueron mudos testigos de otros tiempos. En este transcurrir surgió el imperio Wari (Ayacucho), que organizó un estado en función de su ejército y construyó almacenes para acumular alimentos, armas y vestidos. Con ciudades construidas como fortalezas, caminos para que sus ejércitos marcharan con rapidez, durante las campañas, y unidades de combatientes con armas especializadas y de transporte con fines logísticos, los wari pronto alcanzaron plena hegemonía en los Andes centrales. Por el norte sometieron al reino Moche y llegaron hasta Cajamarca y Huamachuco. Posteriormente conquistaron los valles ancashinos y llegaron hasta Lima.

Estas civilizaciones prepararon el camino de llegada a los Incas, quienes surgen en el escenario histórico del Perú en el siglo XIII. Sus leyendas y cantares épicos los presentan como un pueblo civilizador e integrador, y a su ejército, como el principio de su poder y uno de los principales protagonistas de su apasionante historia. Pero lo cierto es que estos testimonios históricos nos demuestran que tuvieron una genial concepción geopolítica enmarcada dentro de un objetivo estratégico: organizar con las etnias del mundo andino un estado poderoso.

Las fuentes históricas nos indican que Manco Cápac y sus hermanos salieron del mítico Pacaretampu en busca de tierras fértiles donde establecerse, de tal modo  que una vez que llegados al valle de Cusco y luego de probar su fecundidad, lo ocuparon con el apoyo de su fuerza militar y formaron un nuevo Estado regional que rápidamente extendió sus dominios. Estas mismas fuentes también nos indican que el ejército inca no sólo contribuyó a asegurar el destino histórico del Estado, sino que, a la vez, fue el principal gestor de su ideología política, económica y social.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ejército del Perú, Militar, Nacional, Noticias, Perú, Perú Defensa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los orígenes del Ejército en el mundo andino

  1. EL JUSTICIERO dijo:

    Los orígenes del Ejército en el mundo andino
    Posted on septiembre 19, 2011 by Legión Cacerista Los orígenes del Ejército en el mundo andino

    Si revisamos nuestras culturas milenarias anteriores al Gran Imperio Inca, no solo encontramos Culturas muy evolucionadas, sino a la par muy aguerridas, de la innegable capacidad de la Gran Civilización Nasca como cultura, tambien reporta la historia, y los restos encontrados que fueron feroces guerreros,Cabezas Trofeo

    Cabeza Trofeo de la Cultura NazcaLas culturas preincas estuvieron de un modo u otro ligadas a la costumbre de cortar cabezas de sus enemigos y de ostentarlas como elemento de poder.

    En la cultura Nazca la preparación de estos trofeos, no solo se llevaba a cabo con mucha frecuencia sino que tomó un caracter habitual y se convirtió en una obsesión para los nazquenses.

    Las Cabezas Trofeo de la cultura Nazca no eran reducidas, como las del las tribus jíbaras. Mantenían su tamaño original o similar y son identificables por el orificio que llevan en la frente, que se realizaba con el fin de hacer pasar por él la cuerda trenzada para transportarlas.

    Para la preparación de la Cabezas Trofeo solían quitar el hueso occipital, para retirar la masa encefálica. La piel y el cuero cabelludo eran levantados para aplicar una sustancia resinosa especialmente preparada, despues se le devolvía a su posición original. Los ojos y los labios se cerraban con espinas de cactus.
    El misterio de por qué antiguos pueblos sudamericanos que crearon las misteriosas líneas de Nazca también coleccionaban cabezas humanas como trofeos ha intrigado por mucho tiempo los académicos que teorizan que los jefes pueden haber sido utilizados en los ritos de fertilidad, tomada de los enemigos en la batalla o asociados con veneración de los antepasados.

    Un estudio reciente a partir de ejemplares del Museo Field de Chicago arroja nueva luz sobre el asunto, al establecer que las cabezas trofeo provienen de personas que vivían en el mismo lugar y eran parte de la misma cultura que los que los recogieron. Estas personas vivían entre 2.000 y 1.500 años atrás.

    Los arqueólogos determinaron que las cabezas eran trofeos porque los agujeros se hicieron en los cráneos que permitia a los jefes suspenderlas en cuerdas tejidas. El debate ha durado los últimos 100 años sobre su significado.

    La colección de cabezas trofeo en Nazca, la árida costa sur del Perú hace 80 años por el conocido antropólogo estadounidense Alfred Louis Kroeber (1876-1960). También recogieron restos de

    Debido a que Nazca se encuentra entre los lugares más secos de la Tierra, dijo Ryan Williams, curador del Museo Field, el Kroeber muestras obtenidas fueron muy bien conservado. Los cadáveres estaban momificados de forma natural y algunos trofeos las cabezas todavía tenían el pelo, así como los cables de la pantalla adherida al cráneo. El museo también tiene varios ejemplos de la cerámica Nazca ilustrados con cabezas trofeos, algunos de los botes se exhiben en la exposición del museo la antigua América.

    “Las ilustraciones en algunas ollas representan guerreros y cabezas trofeo”, dijo Williams. “Pero también hpersonas enterradas con normalidad. En algunos casos, las cabezas trofeo fueron enterrados con sus coleccionistas.ay escenas de ese trofeo enlace dirige a la fertilidad agrícola. Criaturas míticas representadas en algunos botes llevan cabezas trofeos también. “

    Los investigadores especularon que si los jefes de trofeos fueron botín de guerra, lo más probable es que han venido de gente que vivía en algún lugar más allá de la zona de Nazca. Para probar esta idea, los científicos tomaron muestras de esmalte dental de 16 cabezas trofeo en la colección de campo y 13 cuerpos momificados enterrados en la región de Nazca. Los resultados muestran claramente que los donantes de las cabezas trofeo fueron desde el mismo lugar que las personas que mantienen los trofeos, dijo Williams. Esta conclusión se basa en la investigación utilizando tecnología moderna para buscar diferencias sutiles en los tres elementos que se encuentran en las muestras. Esos elementos – estroncio, oxígeno y carbono – cada pantalla una estructura atómica poco diferente que varía según la ubicación geográfica.

    “Tú eres lo que comes”, dijo Williams, “y los elementos que consumen convertido en una parte de la firma química que sus huesos”.

    Las personas ingieren alimentos que se producen en las diferentes regiones tienen diferentes proporciones de isótopos de estroncio en los huesos que reflejan la edad de la roca donde se cultivan los alimentos, dijo. De carbono también muestra los diferentes patrones de isótopos que varían con las plantas que lo procesan. De carbono a partir del maíz se ve diferente de carbono a partir de trigo. Oxígeno absorbido del agua tiene una firma isotópica varía con factores de clima, altitud y otros.

    “Utilizamos la última tecnología para estudiar las muestras que se reunieron hace 80 años”, dijo Williams. “Esto demuestra el valor de mantener las vastas colecciones de los museos mantener.”

    Científicos de la Universidad Estatal de Arizona, la Universidad de Illinois en Chicago y la Universidad de Indiana ha colaborado con Williams para hacer el estudio, que aparece en la Revista de Arqueología Antropológica. El autor principal es ASU profesor Kelly Knudson.

    Aún hay más para aprender. Determinar por qué la gente de Nazca coleccionaba cabezas trofeo podría ser importante en la comprensión de cómo la civilización progresó en América del Sur, dijo Williams. “La gran mayoría de los cráneos trofeo llegó a las mismas poblaciones como las personas que fueron enterradas con el. Aún podrían ser los trofeos de guerra, tal vez la guerra se orientó en contra de las comunidades relacionadas, o tal vez se trataba de ritual “Nuevos datos sobre los cambios en la cabeza de trofeo de tomar por los Nazca a través del tiempo podría ser importante en la comprensión de cómo la política desarrollada en las sociedades primitivas..

    “Esta pequeña escala de la sociedad agraria fue sustituido por un imperio con la autoridad regional”, dijo Williams. “Por primera vez las personas se rigen por otras personas que vivieron hace cientos de millas de distancia. La comprensión de cómo se llegó a esto puede ayudarnos a entender mejor cómo estas formas de gobierno surgió por primera vez. “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s