Paul McCartney entregó alegría, emoción y euforia desbordante ante más de 50 mil peruanos


Una noche de vibrante emoción obsequió el ex beatle Paul McCartney a sus casi 50 mil fans, que asistieron anoche a su primer concierto en el Perú. Derroche de carisma y sencillez, habló en español, interpretó temas de los Beatles y los Wings y transportó a sus fanáticos en un enfervorizado túnel de nostalgia y alegría sin igual.

Paul McCartney reunió a gente de toda edad, sin distingos de ningún tipo. Todos habían asistido a ver a su ídolo en uno de los conciertos más esperados en la historia del rock nacional. Él, respondió como solo lo hacen los grandes, compartiendo con su público y agradeciendo la fidelidad al interpretar temas en vivo que muchos jamás imaginaron.

Como buen inglés, apareció en el escenario a las 21.30 horas. Impecable y con su famoso bajo en la mano, acompañado por sus cuatro músicos empezó la noche con Hellow goodbye, de The Beatles, un primer tema que tras la euforia por poder verlo tan cerca, silenció el Monumental; luego vendría Jet, de su etapa con los Wings.

Después tocó el turno de Every night, Into my life, Highway, pero antes terminó de meterse al público al bolsillo cuando les dijo en español “Hola Perú, por fin estoy en Perú!. Cómo están peruanos. Estoy muy contento de estar aquí. esta noche voy a tratar de hablar en español, pero más lo haré en inglés”.

Cada expresión era seguida por vivas y aplausos que Macca correspondió con All my loving, que muchos tararearon y otros tantos solo miraban tratando de grabar ese momento para siempre en la memoria.

En el calor del espectáculo, se quitó el saco y quedó en camisa remangada con sus clásicos tirantes, los que en diversos momentos de la noche utilizó para juguetear como un niño, mientras el público le cantaba el conocido estribillo “olé, olé olé, Paul, Paul”. El ex beatle lo escuchó tantas veces durante esta mágica noche que casi al finalizar el concierto tarareó lo mismo al ritmo de su guitarra, momento que también acompañaron los músicos.

Paul McCartney pisó Lima y se volvió criollo, pues parece haberle gustado la frase y repitió en 2 oportunidades un bien sonado: “Viva el Perú, Carajo” que la gente festejó.

Durante toda la noche cambió bajos y guitarras eléctrica y acústica, tocó órgano y también al piano The long and winding road, Nineteen hundred and eighthy end y Let´em in, de su etapa con los Wings, a quienes mencionó.

Otra vez en español volvió a piropear: “Son un gran público”.

Momentos de indescriptible euforia se vivieron con el clásico And I love her, que la gente respondió después con un largo olé, olé. Luego vendría un tema que dedicó al beatle desaparecido “escribí esta canción pensando en mi amigo John” y cantó al piano Here today, un tema que identifica su amistad con John Lennon.

Más tarde haría lo propio para recordar al otro chico de Liverpool desaparecido “Voy a cantar esta canción en memoria de mi amigo George”, e interpretó Something, que acompañó tocando un ukelele la canción compuesta por el fallecido primera guitarra de los Fab Four, mientras en la pantalla de fondo se veían fotos de su etapa beatle junto a McCartney.

No hubo nada para Ringo.

La fiesta continuó, pese a su edad, McCartney no se cansó. Bailó, cantó, saltó y hasta jugueteó como un niño con sus engreidores fans que seguían todo lo que el ídolo pedía, inclusive hasta repetir frases y tarareos que él dirigía. Dance tonight, Eleanor Rigby, Band on the run, no hicieron más que confirmar que su presencia en el Perú era un sueño cumplido largamento esperado.

McCartney no dejó de agradecer esa correspondencia y parecía también querer eternizar esa mágica noche. “Es magnífico estar en Perú esta noche. Qué bueno está esto” expresó para luego regalar el contagiante Ob-La-Di, Ob-La-Da.

Un momento memorable lo constituyó el turno de Hey Jude, que permitió a los asistentes vibrar de emoción y repasar todo lo que habían vivido y experimentado con esa canción que McCartney estampó para siempre en el cielo de Lima. Similar sensación se produjo con Yesterday, pese a que solo interpretó las primeras 2 estrofas.

Antes de sus 6 últimas canciones y sus dos intentos por despedirse, McCartney apareció en el escenario flameando una bandera peruana, mientras uno de sus guitarristas hacía lo propio con la británica.

Dos horas y media después, con fuegos artificiales de por medio, al ritmo de Get back, Helter Skelter y más, Macca se despidió con un “son un gran público. Increíble. Ahora es el momento de decir adios. Adios Perú, los veo la próxima vez. Next time Perú!”.

Hasta la próxima beatle, esta vez no demores mucho en volver.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nacional, Noticias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Paul McCartney entregó alegría, emoción y euforia desbordante ante más de 50 mil peruanos

  1. jorge dijo:

    Dear Paul I miss you,return to Peru soon please,we wants to hear”¡viva el Peru ,carajo! of your mouth again,miraflores feels empty without you,our dream is see you again,Peru loves you young boy!!!!!……AHHHH,Paul,put the sound of the concert in peru,plwease!!!!!

  2. INCREIBLE CONCIERTO LO MEJOR DEL MUNDO!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s