Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

IFRE17060808GR

Compra se hizo por 21 millones de dólares

El Torpedo SUT-264, el cual ya refuerza nuestra flota de submarinos fue seleccionado entre 6 opciones, tras largo estudio y el contrato de adquisición de doce torpedos SUT-264 se firmó por US$ 21 millones.

Con esta transacción se busca potenciar la flota submarina de seis naves también de tecnología germana.

La compra fue ratificada a comienzos del 2008 por el Consejo Superior de Almirantes que preside el comandante general de la Marina de Guerra. En la selección participaron cuatro asesores del Ministerio de Defensa.

El torpedo alemán SUT-264 se impuso entre 6 opciones aunque el partido final lo disputó con el Black Shark, de fabricación italiana.

Desde marzo del año pasado, un Comité Especial Técnico Económico de la Armada estudió y recomendó el modelo apropiado. Bajo la dirección del entonces comandante general de Operaciones del Pacífico, vicealmirante Luis Ramos Ormeño.

A FAVOR

Los argumentos de por qué se optó por el modelo SUT fueron explicados por el comandante de la Fuerza de Submarinos, contraalmirante Jaime Navach Gamio.

El sistema de control de tiro de las unidades submarinas actualmente en uso en la Marina de Guerra del Perú –afirmó el jefe de la flota– está diseñado para el empleo del torpedo SUT-264. Su adquisición, por tanto, no hará necesarias mayores modificaciones.

En cambio, la introducción del Black Shark –añadió– sí obligaría a reemplazar el actual sistema de control de tiro, lo mismo que el sonar. También se tendrían que modificar los tableros lanzatorpedos y adquirir una línea completa de mantenimiento de tubos.

En cuanto al costo, el precio del SUT es 50 por ciento menor al del Black Shark, la opción de tecnología más avanzada. Dada la limitada partida de que se dispone, este factor convierte al SUT en la variable más significativa en cuanto a número de proyectiles y capacidad de disuasión, sostuvo Jaime Navach.

NO ESTÁN DE

ACUERDO

Técnicos vinculados a la propia Marina han replicado el argumento principal a favor del SUT-264, en el sentido de que el empleo del torpedo italiano Black Shark obligaría a reemplazar el actual centro de control de tiro de nuestros submarinos.

Según estas fuentes, el Servicio de Armas y Electrónica de nuestra Armada ha desarrollado un sistema de control de tiro (Argos) que le permite integrar tipos de torpedo pesado, incluido el Black Shark. Fuentes oficiales de la Marina han confirmado que tal sistema se aplica en dos unidades submarinas pero aclaran que en su etapa inicial solo contempla los torpedos actualmente en uso.

Las mismas fuentes contestatarias aseguran que el Black Shark no obligaría a reemplazar el sonar ni a modificar los tableros lanzatorpedos. Aceptan, eso sí, que sería necesario adquirir una línea completa de mantenimiento de tubos. Pero dicen que esto también rige para el SUT alemán.

Hemos acogido el pedido de las fuentes extraoficiales de mantener la reserva de su identidad. Opinan anónimamente con idéntico derecho que lo hacen vía internet una decena de expertos a través del blog “PeruDefensa.com”, al debatir el tema “SUT versus Black Shark” y concluir recomendando al SUT.

Para algunos no es una novedad el proyecto de compra de torpedos SUT. Ya en 1998 estuvo a punto de firmarse un contrato por US$ 47 millones para una adquisición similar. Uno de los poderosos garantes del Protocolo de Río (EE.UU) aguó la fiesta. Los submarinos de la Marina de Guerra del Perú operan actualmente el torpedo SST-4.